18 de marzo de 2010

Esperado juicio y merecido castigo

El 11 de febrero(*) comenzará el primer juicio oral y público por crímenes de lesa humanidad en Mendoza.
En el banquillo se sentarán militares retirados y ex policías, acusados por desaparición de personas, secuestros, torturas y homicidios en perjuicio de 24 víctimas, incluidos el poeta, periodista y militante montonero Francisco “Paco” Urondo y su mujer Alicia Raboy; la estudiante Lidia De Marinis, Juan Antonio Gutiérrez , María Luisa Alvarado Cruz y los hermanos Hugo Alfredo y Julio Félix Talquenca.

Serán juzgados
El ex jefe del Tercer Cuerpo de Ejército, Luciano Benjamín Menéndez, quien ya recibió otras tres condenas a prisión perpetua.
El Coronel Tamer Yapur, ex interventor de la provincia
El Coronel Orlando Oscar Dopazo, ex jefe de inteligencia
El ex general Mario Ramón Lépori, comandante de la VIII Brigada desde febrero de 1979.
El Comisario retirado Eberto Edgardo Villegas
El Comisario retirado Eduardo Smaha Borzuk
El comisario inspector Armando Osvaldo Fernández Miranda
El Comisario general retirado Juan Agustín Oyarzábal
Armando Osvaldo Fernández Miranda , quien se desempeñaba como subjefe del Departamento de Informaciones de la Policía de la provincia (D2)
El sargento Celustiano Lucero, quien en la declaración indagatoria habría admitido que luego de perseguir y disparar contra el vehículo guiado por Urondo (en el cual también iban su mujer Alicia Cora Raboy, su hijita Angela y Renée Ahualli), le habría dado al conductor un cachazo en la parte de atrás de la cabeza con su pistola reglamentaria 9 milímetros.
Sargento Luis Alberto Rodríguez, por encubrimiento .

El gran ausente del proceso será el general Menéndez, que ya tiene tres condenas a prisión perpetua y simultáneamente, se encontrará afrontando su segundo juicio en Tucumán.

Como querellantes actuarán el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos de Mendoza y la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación.

El tribunal será presidido por el juez Juan González Macías(*), e integrado por los camaristas Héctor Cortés y Alejandro Piña. El fiscal será Omar Palermo.

Por la sala de debates pasarán al menos 150 testigos en los tres meses que se espera que dure. Se especula que durante el proceso podrían aparecer nuevas pruebas que ayuden a esclarecer la verdad sobre el destino de los detenidos desaparecidos y asesinados por las fuerzas represivas mendocinas durante la dictadura.


*( El comienzo del juicio se encuentra retrasado por el apartamiento de la causa del juez Macías, quien fue recusado por la Cámara de Casación Penal; la misma cámara ya ha sido repudiada por dejar en libertad a todos los imputados otorgándoles el beneficio de prision domiciliaria e inclusive autorizándolos a tomarse vacaciones en mar del plata. Los camaristas Romano y Miret fueron acusados por el Movimiento ecuménico por los derechos humanos por ser cómplices de la dictadura y se elevó un pedido a la corte suprema para que los remueva y devuelva su autoridad al juez Gonzalez Macías para continuar con el desarrollo del proceso judicial contra los genocidas del D2).