29 de septiembre de 2010

Quién le teme al Lobo Feroz?

"...se sorprendió al encontrar la puerta abierta, y al entrar a la casa, sintió tan extraño presentimiento que se dijo para sí misma: “¡Oh Dios! que incómoda me siento hoy, otras veces que me ha gustado tanto estar con abuelita...” Entonces gritó: -¡Buenos días!
Pero no hubo respuesta, así que fue al dormitorio y abrió las cortinas. Allí parecía estar la abuelita, con su gorro cubriéndole toda la cara, y con una apariencia muy extraña...
- ¡!Oh, abuelita!, dijo, qué orejas tan grandes que tienes!
- Es para oírte mejor mi niña, fue la respuesta.
- Pero abuelita, qué ojos tan grandes que tienes!
- Son para verte mejor, querida
- Pero abuelita, qué brazos tan grandes que tienes.!
- Para abrazarte mejor
- Y qué boca tan grande que tienes!
- Es para comerte mejor!
Y no había terminado de decir lo anterior, cuando de un salto salió de la cama y se tragó también a Caperucita".

Caperucita Roja

26 de septiembre de 2010

Sobre Infancias y Dictaduras

Hay proyectos que adquieren vida propia, y sin dudas, con Infancia y Dictadura esta ocurriendo algo de eso.
Con mes y medio de existencia, el proyecto fue pasando de boca en boca, de link en link, cruzando fronteras, atravezando gente y sirviendo omo inspirador de otros proyectos.
(-Click sobre las imágenes para leer la nota completa que me hizo Eva Guevara para la Revista 23 de Mendoza-) 


 





............................
Le guste a quien le guste, le pese a quien le pese, le reviente a quien le reviente.

24 de septiembre de 2010

Franja Blanca

Mis papás, como buenos militantes, entregaban todo su sueldo a la Orga y vivían con una asignación, equivalente al sueldo de un obrero calificado. Ese dinero, apenas alcanzaba para cubrir los gastos básicos de la supervivencia y no cubría las demás necesidades, como los viáticos para las actividades de la propia militancia, por ejemplo. Mamá, prefería ir caminando a todas partes: Juntaba todas las moneditas y con lo que se ahorraba, compraba un paquetito de café Franja Blanca, que era el favorito de papá.
Un mimito pequeño burgués, en tiempos de Revolución.

21 de septiembre de 2010

A Juicio

El Tribunal Oral Federal Nº1 de Mendoza, fijó que el 17 de noviembre de 2010 será la fecha de inicio del juicio oral por delitos de lesa humanidad cometidos en ese lugar. Ex militares y policías mendocinos comenzarán a ser juzgados por los asesinatos y desapariciones de más de 24 personas durante la última dictadura militar en Argentina. Son 10 los imputados entre militares retirados y ex policías, acusados de secuestros, torturas y homicidios.

El juicio se llevara a cabo sin la presencia
del máximo responsable político de la represión en Cuyo, el represor Luciano Benjamín Menéndez, quien en su momento era jefe del III Cuerpo del Ejército con asiento en Córdoba.  El tribunal dispuso su separación del debate para no seguir retrasando el juicio, ya que de momento Menéndez se encuentra enfrentando otros dos debates, en las provincias de Córdoba y Tucumán y además ya acumula otras tres condenas a prisión perpetua. Los jueces resolverán oportunamente cual será la fecha de debate para el caso de Menéndez en particular.

En el banquillo de los acusados estarán sentados los máximos responsables de haber llevado adelante la represión ilegal en Mendoza:


El ex coronel Tamer Yapur, quien fuera el interventor que ocupó el rol de gobernador de Mendoza a partir del golpe militar.
El ex jefe de Inteligencia del Ejército, Paulino Enrique Furio.
El ex General Juan Pablo Saa
El ex General Mario Lépori, comandante de la VIII Brigada, desde febrero de 1979.
El ex Teniente Coronel Dardo Migno


También personal policial tendrá que enfrentar el juicio:
El ex Comisario general, Juan Agustín Oyarzábal.
El ex Comisario Eduardo Smahá. Borzuk.
El ex Comisario Inspector Armando Osvaldo Fernández Miranda, quien se desempeñaba como subjefe del Departamento de Informaciones de la Policía de la provincia (D2).
El ex Sargento Luis Alberto Rodríguez Vázquez, por encubridor.
El ex Sargento y médico policial, Celustiano Lucero (quien en declaración indagatoria habría admitido que luego de perseguir y disparar contra el vehículo conducido por Urondo, le habría dado al conductor un cachazo en la parte de atrás de la cabeza, dándole muerte con su pistola reglamentaria 9 milímetros.)


El tribunal Oral n°1 de la ciudad de Mendoza, esta presidido por el Juez Juan González Macías, e integrado por los camaristas Héctor Cortés y Alejandro Piña, el fiscal será Omar Palermo. El juicio acumula 17 causas por crímenes contra los derechos humanos en Mendoza en perjuicio de 24 víctimas, entre los que se encuentran el asesinato del escritor y militante Francisco Urondo, la desaparición de su compañera Alicia Cora Raboy, como así también de la estudiante Lidia de Marinis, Juan Antonio Gutierrez, María Luisa Alvarado Cruz, los hermanos Hugo Alfredo y Julio Félix Talquenca, Nicolas Brizuela, Antonio Garcia, Marcelo Carreras, Rafael Olivera, Nora Rodriguez Jurado, Jorge del Carmen Fonseca, Salvador Moyano, María Ines Correa Llano, Carlos Jackowezyk, Geronimo Morgante, Maria Leonor Mercuri, Rosario Anibal Torres, Domingo Britos, Ricardo Luis Sanchez Coronel, Antonio Juan Molina, Raquel Moretti, Aldo Casadidio, Arturo Elías Rodríguez, Angel Bustelo, Alcaraz, Juan Humberto Bravo, Marcelo Guillermo Bravo y Adriana Bonoldi.

Como querellantes actuarán el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos de Mendoza y la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación.

El proceso judicial tendrá una duración aproximada de cuatro meses. Inicialmente se leerán las requisitorias, tanto de los fiscales, como de los abogados querellantes y luego se dará paso a la presencia de más de 200 testigos que participarán de las audiencias.

El juicio podrá ser seguido por los medios periodísticos y el desarrollo de todas las audiencias quedará registrado en imágenes y sonido.

………………………………….

El comienzo del juicio, previsto originalmente para el 11 de febrero de 2010, había sido retrasado por un pedido de apartamiento del juez Gonzalez Macías, por parte de la cámara federal de casación penal de la provincia Mendoza, cuyos integrantes en este momento están siendo apartados de sus cargos e investigados por su participación durante la dictadura. De sus 6 integrantes, hoy hay 5 fuera de sus funciones, y algunos de ellos como Luis Miret y Otilio Romano, quienes fueron acusados por organizaciones de derechos humanos y por el gobierno de esa provincia, por su complicidad con represores de la última dictadura, están ahora en proceso de Jury, acusados de ser encubridores, cómplices y partícipes necesarios de los delitos de lesa humanidad ocurridos en la provincia. Las denuncias indican que, durante la última dictadura, ambos magistrados dictaron prisiones preventivas basándose en declaraciones obtenidas bajo tormentos y que no denunciaron ni investigaron a quienes estaban aplicando esos tormentos. Los mismos camaristas cuestionados desde esa época cuando eran jueces, dilataron sistemáticamente el avance de los juicios por crímenes de Lesa Humanidad y permitieron que todos los imputados esperasen el juicio en libertad, otorgándoles el beneficio de prisión domiciliaria e inclusive otorgándoles beneficios extraordinarios, como autorizarlos a que tomen vacaciones en Mar del Plata.
La Corte Suprema ratificó la autoridad del Juez Gonzalez Macías en su cargo, quien inmediatamente dispuso la nueva fecha para que, ahora si, comience el debate judicial por los delitos cometidos por los represores del D2 Mendoza.

20 de septiembre de 2010

Desprejuiciando

A donde fueran, los iríamos a buscar y tarde o temprano, los íbamos a encontrar

17 de Noviembre, Mendoza.
59 días y descontando

Todo lo anterior, todo lo previo al Juicio, va a quedar atrás.
Vamos terminando con 34 largos años de Pre-Juicio.

Y no es solamente un juego de palabras
es poner las cosas en su lugar
aunque duela.

Por la memoria de los padres y el futuro luminoso.
Salúd!

Dinosaurios: se van y que no vuelvan más.

Gacias Irina por sociabilizar, por hacer pública una de mis más grandes inquietudes.

16 de septiembre de 2010

Mira Miret

Consejo de la Magistratura, 9 Am.
Audiencia x pedido de destitución y enjuiciamiento político al Juez de Cámara Luis Miret por crímenes de Lesa Humanidad.
Hay poca gente en la salón. En la mesa, solamente uno de los trece miembros del consejo.
Saludo a una conocida y  no veo a nadie más, por lo que decido bajar y esperar en la planta baja a mi hermano y el resto de la gente. En el ascensor saludo a un periodista de diario El Sol, de Mendoza,que ansioso pregunta: "Lo viste a Miret?...está ahí en la sala, sentado con su mujer".
No, no lo había visto. No me había fijado. No lo había previsto. Me corre frío por la espalda.

De vuelta en la sala veo a Miret que me mira. Miret sabe dar miedo cuando mira, yo lo miro fijo, como a todos mis miedos. Miret está solo, con su señora. Nadie lo saluda a Miret. Miret pide hablar y le dan la palabra. Se pone de pie, a pesar de estar sentado a solo unos pasos del lugar asignado para que se dirija al Consejo, él decide dar la vuelta larga, pasando por detrás del presidente del Consejo y no haciendo caso a lo que éste mismo le indica, de ir por el otro camino, por el que hubiese tenido que pasar delante nuestro. Miret habla duro, dedo en alto, acostumbrado a mandar, pero por momentos se traba y dice lo que no quiere decir...se corrige, pero es evidente que no puede seguir el guión que él mismo se ha escrito. La verdad se le escapa a Miret, queriendo hacerse pasar por lo que no es, una víctima. Miret con todas las garantías constitucionales, que no nos concedió siendo Juez.

Después nos invitan a nosotros. Primero Luz, en muy pocas palabras relata al Consejo lo que le tocó vivir. A ella la secuestraron con 17 años recién cumplidos. Su mamá hizo la denuncia y el juez Miret nunca investigó, la ignoró. A Luz la violaron y la torturaron. Durante su detención, el juez vió a Luz y le tomo declaración, sin que hubiera ningún adulto presente, lo que es ilegal ya que Luz era una menor. Después, en vez de devolverla a su casa, la trasladó a un instituto para menores sin hogar y prostitutas. Luz termina de dar su relato, corto y doloroso como latigazo y se levanta de la silla, urgente,  como si le quemara.
Quedo ante los consejeros, sola en la enorme mesa. No voy a repetir lo que ya dije la semana pasada, por lo que también soy breve. Digo que durante 34 años Miret tuvo la oportunidad (y la obligación) de investigar y esclarecer los crímenes de Lesa Humanidad cometidos en la provincia de Mendoza, incluído el asesinato de mi padre, el secuestro de mi madre, como así también el secuestro de mi persona y digo que este hombre, no solo no lo ha hecho, sino que además encubrió esos crímenes y garantizó la impunidad para todos los genocidas, otorgándoles el beneficio de prisión domiciliaria y otros beneficios extraordinarios, como el de vacacionar en Mar del Plata.  (Mirando a Miret) Digo: Miret no es Justicia. (Mirando al presidente del Consejo) Digo: Miret es la Dictadura hoy.
Vuelvo a mi asiento, a presenciar desde ahí la votación; la copa con agua en mi mano, que no para de temblar. El consejo, ya no en comisión sino en plenario, vota nuevamente por unanimidad por el enjuiciamiento al Juez de Cámara Luis Miret, quien inmediatamente es notificado de la suspensión de sus funciones dentro del poder Judicial.

La sensación es confusa. Parece felicidad, pero no es (esta miseria no es felicidad). La felicidad es otra cosa, muy superior, esto es apenas, un poco menos de antigua amargura. Un poco menos de pérdida. Un principio de orden. Una piedra menos en mi mochila y muchos menos palos en la rueda de la Justicia mendocina, que tal vez ahora empiece a rodar con fluidez.

Y como dicen los niños: "a guardar, a guardar, cada cosa en su lugar..."



"...pero ruego que hoy se me asegure el real derecho de defensa que incluye la prueba...salvando el defecto que respetuosamente adjunto...en 15 dias este plenario podrá evaluar el nuevo dictamen, con la ponderación de alguna de las pruebas que ofrecí y acompañé y creo entonces, no vendrá aprobado por unanimidad como se hizo, bajo influencia de oradores previos a la votación en la comisión, oradores que crearon un clima adverso a mi persona. Sepan que quiero renunciar a mi cargo de Juez de Cámara, que pretendía hacerlo tras rebatir todas las acusaciones...está visto que no se me dá...pero es justo, que me vaya...que no me vaya de este modo. He sido breve en la lectura de este texto, de mi exclusiva autoría, pero quedo a vuestra disposición si se dejera...si se desea que aclare algo de lo leido. Muchísimas gracias." Luis Miret

13 de septiembre de 2010

24411

La reparación económica que en 1994 dispuso el Estado para las víctimas del terrorismo de Estado, fue uno de los motivadores fundamentales para que se develara el secreto sobre mi origen, mantenido hasta entonces. Al contrario de todo lo que venía ocurriendo hasta ese momento, me alentaron a que me presentara a reclamar, como hija de padres desaparecidos, la indemnización y me llevaron a la Subsecretaría de Derechos Humanos a iniciar el trámite.
Cuando llegó mi turno, yo con toda naturalidad le dije a la señorita que me atendía: -“me llamo Angela, soy hija de Alicia Raboy y de Francisco Urondo”. A la chica se le llenaron los ojos de lágrimas. Yo le pregunté si los conocía y ella me dijo que claro, sabía quién era mi papá. Yo, que no lo conocía, le pregunté entonces, si era su amiga y ella me explicó que no, nunca lo había conocido personalmente, solamente había leído sus libros…y yo le dije, que yo no lo había leído (todavía), que solo conocía el nombre.

Esa fue la primera acción que tuve permitido hacer como quién en realidad soy, claro que en ese momento no fui consciente del gran paso que acababa de dar.

Después, me mostró el archivo de la Conadep, con una foto de mamá en banco y negro que yo nunca había visto y el testimonio del tío G. que yo nunca había leído. Para realizar el trámite, me pidió ver mi documentación y luego de examinarla, me explicó que al haber sido adoptada, yo había perdido todos los derechos hereditarios sobre mi familia de origen y que por lo tanto, ya no era beneficiaria para cobrar, porque había perdido el vínculo legal con mis padres biológicos;  pero que los familiares directos de mamá y de  papá, podían cobrar. Sabíamos que por parte de mamá ni iba a haber problema, los herederos eran sus 2 hermanos, G. y J., pero por parte de papá…todo era misterio.

Al salir, quedaron frases flotando en mi cabeza  -había perdido el vínculo legal con mis padres biológicos (¡!)(?) –. Había perdido. Vínculo legal, había perdido, padres, había perdido, derechos, había perdido, tiempo, muuuucho tiempo, había perdido, nombres, había perdido, libros, había perdido, yo, había perdido.

En el auto, por primera vez escuché sobre la existencia de mis posibles medio-hermanos mayores: "que serían un varón y una mujer…que podía ser que alguno de ellos o tal vez los dos, estuvieran muertos…” y muy pronto, las vaguedades se volvían más certeras: “… que muy probablemente a la hermana mujer, la mayor, casi seguro que a ella también la habían desaparecido en esa época; que me concentrara en buscar a mi hermano”.

Yo me quedé en silencio. Trataba de que no se me notara, que llovían las preguntas torrenciales. Saber que mi familia existía, me atravesaba todas las emociones. Desde que me habían dicho el nombre de papá, poco tiempo antes, hasta ese momento, no me había imaginado nunca que podía llegar a tener hermanos, tíos, primos, abuelos o sobrinos. Sorprendida y envalentonada por el permiso adquirido ese día, decidí que iría hasta las últimas consecuencias, maginé que tendría que armar una historia de espionaje para encontrarlos.

El dinero no me importaba especialmente -nunca fui una persona materialista- pero entendí que el permiso familiar era para buscarlos por interés económico y no afectivo, que esa era la forma de mantener la complicidad y el buen trato con los adoptivos y la vía libre para poder manifestar mi interés por encontrar a los biológicos. Me preguntaba, porqué no me buscaron? No me querían? Me odiarían por ser hija de otra madre? Y por otra parte, mi familia adoptiva siempre supo todo? Mi familia materna siempre supo de mi familia paterna?  Y nunca me lo dijeron?  Porqué nunca me lo dijeron?  Dónde habrá nacido la prohibición de decirme esas cosas? 

No podía entender, era absurdo que no nos conociéramos. Pensaba que “esa familia” (que nunca me había venido a ver), sentiría rechazo y hostilidad hacia mí. Creía que “Ellos” eran algo ajeno, que no me pertenecían.No se me ocurrió pensar que no los dejaron verme, que así como a mí me ocultaron todo de ellos, a ellos, les ocultaron todo de mí y que desde esa otra perspectiva, yo era la cautiva.

Y el fin del cautiverio se estaba dando, en una continuidad de hechos, como se gana un territorio, paso a paso y ni un paso atrás y ese día fue uno de los importantes.

Poco tiempo después, el 23 de Mayo de 1995 se produjo el reencuentro con mi familia paterna  
Lo de los bonos pasaron a ser algo anecdótico, sin importancia; los cobramos un mes antes de la crisis del 2001 y quedaron congelados en el corralito. 

El reencuentro con la familia, más que un final felíz, fue el comienzo de la realidad, a veces felíz a veces no tanto, pero real y nunca tan infelíz como antes.
Tal vez algún día la historia de los bonos tenga también un final feliz? ...la esperanza es lo único que no se pierde.

Omisiones

Cuando supe que mis papás no habían muerto en un accidente vial, tal como me dijeron durante 19 años, sino que habían(/mos) sido asesinado/secuestradas por la policía milica, yo quise saber porqué me habían mentido todo ese tiempo; pero ellos dijeron que mentir, era otra cosa, que ellos, solamente me habían omitido alguna información, pero bajo ningún concepto iban a aceptar núnca, ser tratados como mentirosos.  

       Omitir:
(Del lat. omittĕre).
1. Abstenerse de hacer algo.
2. Pasar en silencio algo.
............................................ 
Mentir:
(Del lat. mentīri).
1. Decir o manifestar lo contrario de lo que se sabe, cree o piensa.
2. Inducir a error. Mentir a alguien los indicios, las esperanzas.
3. Fingir, aparentar.
4. Falsificar algo.
5. Faltar a lo prometido, quebrantar un pacto.
............................................


Yo me pregunto, es posible omitir, sin estar mintiendo?

7 de septiembre de 2010

Santa Amelia

Acá funcionó la guardería.
Santa Amelia.
A pocos dias de haber emprendido la búsqueda del lugar, gracias  las maravillas de la tecno logia, las redes sociales y los buscadores, me pude poner en contacto con la familia de Mónica y pudimos confirmar que se trataba de la parroquia Santa Amelia, el lugar que estábamos buscando. También pudimos averiguar que Marta, a pesar de haber pasado por la Esma, está viva, aunque todavía no pudimos hacer contacto directo con ella.  Seguimos intentando saber qué fue de la maestra Diana (Nita), de Nazarena y de Nati, de quienes no sabemos más que sus nombres de pila.  También buscamos a quienes pudieran haber conocido a Liliana, que era psicóloga y vivía cerca del Cabildo. Vera y Liliana se conocieron en la 9ª  y se hicieron muy amigas, después a Liliana la trasladaron a otra zona; estaba embarazada y a su pareja le decían el Nene o el Bebe. En el 79, Vera supo, por medio de un amigo, que Liliana está desaparecida, pero no sabemos con certeza qué fue de ella, ni de su familia. La memoria de Vera nos acerca también a una de las mujeres del barrio que llevaba a sus hijos a la guardería; se llamaba Ivón y era una mujer uruguaya, joven, separada y con hijos.

Tal vez, podamos encontrar alguna de estas  personas.

5 de septiembre de 2010

Las causas contra los represores, no pueden estar en manos de represores.

Mi nombre es Angela. Soy hija de Alicia Raboy y de Francisco Urondo. Perdí a mis padres el 17 de Junio de 1976, en Mendoza, luego de que la policía tiroteara el auto en el que viajábamos. Papá fue asesinado y mamá fue secuestrada, llevada a la D2 y desde entonces continúa desaparecida.

El 11 de febrero de este año, debía comenzar el juicio oral por crímenes de lesa humanidad cometidos por el personal de la D2 de Mendoza, en perjuicio de 24 víctimas, incluidos mis padres.
El juicio debía llevarse a cabo en el tribunal oral federal n° 1 de l provincia de Mendoza, presidido por el Juez Juan Antonio González Macías e integrado por los camaristas Héctor Cortés y Alejandro Piña, pero pocos días antes de su comienzo, la Sala IV de la Cámara Nacional de Casación Penal, resolvió apartar al juez González Macías. Hoy la Corte declaró nula la resolución y se abre una esperanza de que puedan comenzar los juicios finalmente en Mendoza.

LA CAMARA FEDERAL DE MENDOZA Los camaristas federales Julio Demetrio Petra junto a Pereyra Gonzalez (hoy renunciado a partir de una compulsa penal en San Luis para que se investigue su participación en crímenes contra la humanidad), dejaron en libertad a todos los represores imputados, otorgándoles el beneficio de prisión domiciliaria (con la amenaza que esto significa para los sobrevivientes) y sus resoluciones, inclusive le permitieron a uno de ellos irse de vacaciones a Mar del Plata, sin importarles que están acusados de delitos gravísimos como: la desaparición de personas, secuestros, torturas y homicidios.
Pero la complicidad de los camaristas garantistas de la impunidad, va mucho más lejos. El día 20 de Agosto el juez federal Walter Bento imputó a los camaristas federales Luis Miret y Otilio Romano (compañeros de Petra y Pereyra Gonzalez), por ser cómplices de la violación sistemática a los Derechos Humanos, durante la última dictadura militar. Fue en respuesta a un requerimiento presentado por el fiscal federal Omar Palermo, para que magistrados y ex funcionarios judiciales que actuaron durante los años de la dictadura, sean acusados formalmente de haber formado parte del aparato represivo en Mendoza. Luis Miret fue imputado por no promover la investigación penal de 31 hechos relacionados a desapariciones de personas, privaciones ilegítimas de la libertad, torturas, robos y homicidios, mientras se desempeñaba como juez federal de primera instancia. Está siendo investigado por el Consejo de la Magistratura, precisamente, por las denuncias vinculadas con su actuación entre 1975 y 1983. Otilio Romano está señalado como partícipe secundario de esos delitos y de haber garantizado la impunidad de los miembros de las Fuerzas Armadas. De no estar protegido por los fueros que posee por ser magistrado, Romano debería haber sido detenido inmediatamente después de ser citado a indagatoria. Luis Miret y Otilio Romano siguen en funciones dentro del poder Judicial, con el agravante de que Luis Miret es además profesor de ética y filosofía en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Cuyo (fue expulsado por la Universidad pero un conjuez designado a partir de un procedimiento que esta denunciado para ser investigado resolvió otorgar un amparo a Miret y obligar a la Universidad Nacional de Cuyo a reincorporarlo.) Romano también consiguió que un conjuez le hiciera lugar a un amparo contra el consejo de la Magistratura, para no ser investigado, ni suspendido como magistrado a pesar de los graves delitos de los que esta acusado (como partícipe de crímenes contra la humanidad y también está denunciado penalmente, para que se investigue como se produjo el amparo contra el Consejo de la Magistratura. )


Las causas contra los represores, no pueden estar en manos de represores.

Es mi intención generar conciencia sobre la difícil situación judicial de Mendoza, para que sea una voz amplia y potente, exigiendo la urgente depuración del poder Judicial para que pueda haber Justicia.

Agradezco por anticipado la difusión y las adhesiones que todos puedan sumar a esta causa.

Atentamente, Angela

4 de septiembre de 2010

Adiós

Se me viene a la cabeza la imagen de sus labios temblando detrás del vidrio de la puerta de entrada, la noche que vino a llevarse la caja con las fotos de La Familia (ya sin mis fotos adentro, vacía de mí).
Tenía miedo en la boca y esperanza en los ojos, que sonreían antes de tiempo. Hizo un mueca que parecía decir "Hola!", pero no dijo nada. La empujé un poco hacia atrás con la caja de sus fotos, marcándole una distancia, un límite. No habría abrazo, ni beso, ni vuelta atrás.
Todvía no quiero, ni puedo escribir sobre lo que quedó al otro lado de esa puerta.
Solamente el labio, temblando en la memoria.

1 de septiembre de 2010

Des piole

Una cosa es trabajar con el objetivo de dar y otra cosa muy distinta es trabajar en función de algo que se desea recibir. No sé dónde lo habré aprendido, pero sé bien de qué lado estoy. Yo, por mi, nada. Mi motor es otro. Y el tiempo, es para dejar mis semillas bien plantadas, fértiles.

Es sabido: por más que lloremos, chumbemos o pataliémos, la ventanilla de reclamos está siempre cerrada.