27 de mayo de 2011

Gusanos y otras vidas.

En mi adolescencia, a los 14 o 15 años (todavía antes de saber), empecé a soñar reiterativamente con mi abuela Tere, que se había muerto unos cuantos años antes. Soñaba que ella entraba volando por la ventana de mi cuarto, y se sentaba junto a mis pies, en la cama. No decía nada. Sólo me miraba. Abría grandes sus ojos y entonces, podía ver los gusanos adentro, comiéndosela toda.
Me despertaba aterrada, con la imagen de mi abuelita reduciéndose en instantes a esqueleto; era horrible, me impresionaba, pero lo que más me angustiaba, era que ella, mi abuela preferida, me diera miedo.

(Entendía que ese sueño encerraba un mensaje, pero no podía descifrarlo).

13 de mayo de 2011


"¿Quién
no tiene cosas horribles que contar? ¿Quién no tiene
su historia? Pero nadie supo qué decir, nadie supo
qué hacer, cuando alguien contó la historia.

Seguramente al escucharla buscarás una mano; será
como antes, pero enseguida
intentarás olvidar que estuvimos tristes o asustados.
Tampoco sabrás qué decir cuando se haga tarde; lo de siempre:

tendrás ganas de llorar, y nada más."

Francisco Urondo, Del otro lado, 1967(fragmento)
 

Beatriz y Ángela Urondo, 2008