8 de mayo de 2010

La copa medio llena

Hace unos días una compañera, hija de desaparecidos, decía que está estresada porque la moviliza hasta las entrañas su juicio, que se está desarrollando.
Y yo me acordaba de cuando nos estresaba la impunidad total y la sensación de no futuro. Que estrés esperado, este; positivo...


Y tomando prestadas las palabras de otra amiga, también hija de desaparecidos, también conmocionada por su juicio a punto de empezar:

"-Por un bicentenario sin impunidad para los genocidas-".

Salúd.

No hay comentarios: