15 de junio de 2010

Relato de la derrota

"El paco había hecho testamento para poder reconocer a la hija que tuvo con Lucía. Los proscriptos no pueden reconocer directamente a sus hijos. La madre se interna con nombre falso, el niño es anotado con nombre falso.

El Paco no anduvo bien en Prensa. Por lo menos yo pensaba eso y otros también lo pensaban, aunque es difícil saber de quién era la responsabilidad. Prensa era un equipo muy grande: alrededor de 70. El error que ellos cometieron fue no comprender a fines de 1975 la naturaleza del golpe que se avecinaba. Fue un error casi general. Se admitía la posibilidad del golpe pero también se trabajaba como si no fuera a ocurrir. Incluso se lo contempla con cierto optimismo como si su víctima principal fuera a ser la burocracia en el gobierno, y no nosotros. No hicimos ningún programa contra el golpe.

En agosto del 75 Pancho ( ex teniente de navío Lebrón, montonero desde 1971 hasta el 76, que murió en combate) y yo empezamos a trabajar en una posible respuesta al golpe: sobre todo una respuesta militar que dificultara el despliegue inicial, las primeras 48 horas. No se trataba de parar el golpe sino de que empezara mal, con un costo imprevisto. Cuando hablamos de eso con Petrus, él dijo: “Pero entonces ustedes creen que va a haber un golpe. Eso cambia todas las cosas”.Poco después Petrus restructuró los ámbitos y durante algunas semanas funcionamos el Paco, Zavala, Federico, muertos en el 76, y Eduardo.

El Paco y yo trabajábamos entonces en la propuesta de un “plan de emergencia” para oponer al golpe. Sé que se discutió después en la regional, y que sirvió de fundanmento para un plan de operaciones, pero nunca nos llamaron a discutirlo.O sea que el Paco estaba familiarizado en el tema y particularmente con el bloqueo informativo que se iba a producir, ya que era una de las previsiones del plan de emergencia, pero prensa siguió funcionando como si hubiera un futuro electoral: pensando en una revista (que llegó a salir y tuvo una vida efímera) e incluso un diario.La última expresión clandestina era el “Evita”. Naturalmente, si se pensaba en revistas y diarios había que mantener más o menos congregado un aparato importante con grandes locales, imprentas, etc. Ese iba a ser un blanco terriblemente fácil para el enemigo.

Al Paco lo trasladaron en mayo, a mí me dijeron que a Europa, pero en realidad a Mendoza, y esto llegaron a saberlo Rosita y Roberto. Me estuvieron buscando para una reunión de despedida. No me encontraron y se hizo sin mi. Después, en junio, una mañana entró Juan en la oficina y me dijo: “lo mataron a Ortiz”.

El traslado de Paco a Mendoza fue un error. Cuyo era un sangría permanente desde 1975, nunca se la pudo poner en pie. El Paco duró pocas semanas, su muerte, dijo Roberto, se produjo en un contexto de derrota, por el mecanismo que después nos ha resultado familiar: las caídas en cadena, las casas que hay que levantar, la delación, finalmente la cita envenenada. Fue temiendo lo que sucedió. Hubo un encuentro con un vehículo enemigo, una persecución, un tiroteo de los dos coches. Iban Paco, Lucía con la nena y una compañera. Tenían una metra pero estaba en el baúl. No se pudieron despegar. Finalmente el Paco buscó algo en su ropa y dijo: “Disparen ustedes”. Luego agregó: “Me tomé la pastilla y ya me siento mal. La compañera recuerda que Lucía le dijo: “Pero papi, por qué hiciste eso”. La compañera escapó entre las balas, días después llegó herida a Buenos Aires. Cree que a Lucía, desarmada, la mataron ahí mismo.

Al Paco le pegaron dos tiros en la cabeza, aunque probablemente ya estaba muerto. A la nena la devolvieron poco después. La recuperó Josefina, la hija de Paco, hasta que la mataron este mes de diciembre."

Rodolfo Walsh
Diciembre 29 1976



Vale aclarar que algunos datos de esta crónica son inexactos: Papá murió de un culatazo en la cabeza propiciado por el sargento Celustiano Lucero, quien en declaración indagatoria admitió que: "luego de perseguir y disparar contra el vehículo conducido por Urondo (en el cual también íbamos: mamá, mi co-sobreviviente la Turca y yo), le habría dado al conductor un cachazo en la parte de atrás de la cabeza con su pistola reglamentaria 9 milímetros, dándole muerte". Respecto de mamá (Alicia Raboy, en la clandestinidad llamada, Lucia), no fue muerta en el lugar. Fue subida con vida a un auto peugeot rojo, secuestrada y llevada al centro clandestino de detenciones D2 donde consta su ingreso en los registros. Desconocemos su destino final. Y yo, no fui recuperada por mi hermana, sino por mi tía Beatríz y mi abuela Teresita, quien luego me dió en adopción a espaldas de mi familia paterna, permitiendo que el relato sobre mi origen y la pérdida de mis padres fuese omitido de mi historia.

5 comentarios:

perez dijo...

Co-sobreviviente: nuevas palabras, palabras nuestras. Sigo pensando.

Anónimo dijo...

Hay un error importante en el relato. En realidad te encontró tu abuela Teresita (la mamá de tu madre).Estabas en un Instituto de menores.Viajo inmediatamente con un familiar abogado y, acompañada de una foto tuya,el juez aceptó que quedaras a su cuidado. Tu mamá no había podido retirar tu documento de identidad del registro Civil porque estaba en la clandestinidad.Y sólo podía retirarlo ella. Tu partida de nacimiento original, debe constar en algún folio, con tu apellido Raboy. Por suerte, te criaste entre seres muy queridos de tu familia materna, la prima Nora, tus tíos Gabriel y Jose Luis, tu otra abuela materna (la mamá de Nora ,hermana de tu abuela Teresita),etc.etc.
Saludos Sol

Angela Urondo dijo...

Sol, no se quien sos, ni como sabes tanto de mi historia.
Es cierto que me recuperaron juntas, mi tía Beatríz y mi abuela Teresita; y que el juez le dio mi tenencia provisoria a la abuela, que era la única de las 2 que podía demostrar vínculo legal conmigo.
Lo de mi dni, no lo sabía, pero tengo mi partidade nacimiento original, también anotada fuera de término y sin número asignado.

Respecto de mi familia de crianza y la teoría de "por suerte", voy a discrepar rotundamente. Yo me crie en una familia que me ocultó la verdad y que no me transmitió sentir ningún amor, ni respeto por mis padres biológicos, ni por mi. Me sustituyeron la identidady rompieron los vínculos con mi familia de origen. Lo que ellos llamaron Adopción Plena legal, para mi fue una apropiación intrafamiliar y llevo un juicio por eso.

me gustaria charlar mas profundo, si podes, escribime a
angelaurondo@gmail.com

Anónimo dijo...

Angelita, fuiste muy querida en la familia, porque era querida Alicia.Tu abuela Teresita te recuperó con lo único que acreditaba el vínculo afectivo (¡no el legal!):una foto en la que estaban juntas.Además eso se confirmó en el momento que la viste y le tiraste los bracitos. Ella iba a viajar a Mendoza para tu 1er. cumpleaños. Además había hablado por teléfono una hora antes de la emboscada, con tu mamá, quien le dijo que estaban yendo al teatro.Estuve por aquellos días muy cerca de tu abuela, por eso conozco estos pequeños detalles y su preocupación ante lo ocurrido. Eran días muy difíciles y nadie sabía qué y cómo hacerlo.Nora era la más cercana a tu mamá,en edad y afecto. Se habían criado juntas y seguro que Alicia hubiera estado de acuerdo con la decisión de que siguieras tu vida de la manera que se hizo.Si tenés tu partida original, tendrías que averiguar lo del DNI, o consultar con quien te lleva la causa judicial. Todavía no existía el documento al momento de nacer.Sólo hacian la partida de nacimiento y tampoco se inscribia en el Hospital, como es ahora.Pero sí estabas anotada aunque no podías realizar nada, porque nadie tenía (ni podía retirar) tu partida.Para ir a la escuela, vacunarte o lo que fuera, necesitabas existir con un documento. De ahi viene lo de ponerte un apellido e integrarte también con cierta legalidad a la familia de Nora.
Espero te sirvan estos datitos .
Cariños, Sol

Sra. Angelita dijo...

"Sol" insisto con que este es un temita un poco pesado para hablarlo en este, que es un espacio público.

Lo único que voy a decir es que lo que vos llamás "La familia", era solamente la mitad de mi familia (y por si mi abuela todavía no se enteró, la otra media familia también me amaba...y...oh! si, ellos también eran amados y necesarios para mi!)

Por suerte tengo mi propia memoria de los hechos y mis propias palabras para poder contarlo, si quisiera repetir el discurso, la bajada de línea adoptiva, este blog se hubiera llamado pedacitos de Nora, pedacitos de abuela Tere, pedacitos de Corsunskys...o Pedacito, en singular; pero no.

Y no es que ignorase lo que me contás, es que hice una construcción diferente de esa que que me fue impuesta durante la infancia y que está llena de agujeros. Lo hice a conciencia, a drede: mi propia versión de mi propia vida, una plantada de bandera sobre mi propio territorio, que durante tanto tiempo tuve invadido.