3 de noviembre de 2010

Paralìticalma

Despierto en un remolino de vèrtigo. Gritando desde los pies. Un miedo enorme y unas ganas de reir hasta enloquecer, de desbarrancar hasta lo irremediable. Aullar hasta descomprimir el silencio, hasta el alivio.
Despierto en esta quietud paralìtica de la que quisiera poder salir corriendo.

No hay comentarios: